AOVE Supremo Picual entre bambalinas

Vigilancia Picual Supremo en campo

Nuestro Supremo Picual arrancaba el pasado 17 de octubre  con el inicio de la recolección y la llegada de nuestros socios al campo


Esto que parece una obviedad no es del todo cierto porque prácticamente desde el inicio de la floración nuestra Técnico de producción Integrada, la Ing. Agrónomo Mari Carmen Gámez controlaba cada palmo de las fincas que podrían optar a estar entre las seleccionadas.Supremo Picual en cinta 2017

Cabe recordar que nuestro Supremo Picual cuenta con el sello de Producción Integrada además de la certificación de “Calidad Certificada” de alimentos de Andalucía.

Este control se intensifica a mediados de agosto y culmina a mediados de septiembre con un control físico – químico de nuestros frutos con la entrada de muestras en las instalaciones de los laboratorios. En estos muestreos observamos no solo la maduración de la aceituna sino también la evolución de contenidos como Humedad, grasa y más parámetros que nos orientan de lo rápido o despacio que está yendo la maduración del fruto. Cuando nuestro consejo de sabios: Técnico de calidad, nuestro catador y asesor de proyectos y químicos creen oportuno empieza el baile de la recolección.

Cosecheros Supremo 2016

Una recolección que se debe de hacer a primeras horas para evitar la subida considerable de temperatura que este año (y anteriores) hemos tenido durante el mes de octubre y que ha sido aún más difícil este año ante la falta de agua del verano y principio de otoño. Este inicio, solo en las fincas seleccionadas, comienza con la entrada de una aceituna en un perfecto estado fisiológico de nuestro 12 cooperativistas que traen con esmero su mejor fruto.

Los principales problemas que generan los primeros momentos es el ajuste de entrada de aceituna con el arranque de los molinos, no interesa que la aceituna se amontone en la tolva de aceituna pero interesa aún menos que por algún problema el molino no tenga aceituna que molturar, nuestro equipo liderado por Pepe Burgos y con muchos años de experiencia no tuvo problema para llevarlo a cabo. Imprevistos en un primer día de cosecha hay muchos, este año tuvimos una sobre tensión en la línea que impidió el trabajo durante algún tiempo y hasta un ataque de nuestro propio sistema que impidió el funcionamiento normal del pesaje.

Supremo Picual en Fábrica

Se sufre y mucho, cada uno en su campo, no deja de ser frustrante poner alma, corazón y vida en un trabajo y por pequeños detalles no siempre pase como uno desea, pero es de humanos caer y de genios superarlo, nuestro equipo de trabajo lo supo hacer de inmediato, ordenar, limpiar, aislar cada problema e ir aportando a cada tarea el toque mágico de la experiencia y la pasión se hace fundamental en este patio.

No es raro escuchar en la Cooperativa San Juan de Jaén gritos como “Música Maestro” o “Vamos” o el resumen de incovenientes que Laureano Ruiz hacia entre risas con un “Cuando el año es de leche hasta los machos dan”  aunque nuestro favorito de este año ha sido el “¡Como se viene la masa!” de José Luis Burgos algo que ayuda al buen funcionamiento y el excelente ambiente que eso genera, no hay nada más imparable que un profesional orgulloso de su trabajo.Supremo Picual en rama 2017

Aunque si hay un momento especial es la llegada del primer aceite, un pequeño caño de AOVE que parece que le cuesta salir del decanter pero que no deja de emocionarnos cada vez que llega ese momento.

Aunque hasta que el Maestro Manuel Luque no da el visto bueno la respiración se contiene y da paso a las primeras felicitaciones. Un AOVE que esperamos muy mucho cautive a nuestros clientes y consiga seducir a nuevos paladares. En breve el morado de nuestro Supremo Picual diseñado por Belín estará en muchas estanterías y mesas.

Si lo ven, trátenlo con cariño porque allí va puesto todo el nuestro.

 

Comentarios

comments