Visitamos Casa Antonio: Pedro Beltrán y su transición dulce

El pasado 22 de septiembre, martes, Supremo tuvo el privilegio de probar (casi en exclusiva) el nuevo menú de degustación de Casa Antonio, uno de los templos gastronómicos de la ciudad de Jaén bien acompañados por la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo, nuestros compañeros Castillo de Canena y el Diputado del Area de turismo D. Manuel Fernández.

Este Restaurante, ubicado en la Calle Fermín Palma en pleno barrio de Las Protegidas, cuenta con una tradición que se puede calcular por décadas y que ha situado a este, mítico, local en los altares de la alta cocina jienense, y por qué no, nacional.

Decir Casa Antonio es hablar de producto, de cocina con sentimiento, de sentido, de AOVE, en definitiva de Jaén. Durante este verano los mandos de la nave gastronómica han cambiado de capitán que no de rumbo. Pedro Beltrán, nacido en Jaén, tras haberse formado y haber trabajado codo con codo con nada menos que Eneko Atxa en su restaurante Azurmendi y haber destacado en el Restaurante la Fábula de la vecina Granada junto a Ismael Delgado, toma las riendas de un proyecto ambicioso y del que se espera mucho en la Capital mundial del Aceite de Oliva.

Durante la vida de los proyectos existen muchos retoques que hacen que los mismos crezcan y exploren nuevas vías, los cambios son sinónimos de oportunidades y de nuevos aires sin perder la esencia por la que hemos llegado aquí. Esto es exactamente lo que la nueva cocina de Pedro Beltrán y su equipo han conseguido, una transición dulce con nuevos aires sin perder ni un ápice la impronta la casa.

Este nuevo menú mantiene algunas líneas muy claras. Una de las más importantes es la materia prima, el trabajo con productos tan delicados como mariscos, carnes o pescados es la base para que al final el comensal pueda disfrutar en cada bocado. “Un gran producto conlleva una gran responsabilidad” saber como tocar, cocer, cortar y trabajar esos productos se convierte en capital a la hora de convencer a los paladares más expertos y exigentes y por supuesto el servicio y la presentación.

Nada sería igual en las cocinas si estos platos no entraran por los ojos, composiciones delicadas, elegantes y por qué no, divertidas, hacen que cada pase se convierta en una sorpresa visual, de texturas, olorosa y evidentemente de sabor.

Este nuevo menú de Casa Antonio es equilibrado, ningún plato es estridente, reina la armonía y la calma en cada uno de ellos, los fondos son sabrosos y los puntos perfectos produciendo en boca una sensación de equilibro y al mismo tiempo de complejidad muy agradable. Una de las cosas que más nos impresionó de todos los platos es como platos tan usados en tantas cocinas destacaron tanto, hablo del “Steak Tartar con Caviar y tuétano” o de una fabulosa “Tarta de Queso” que sorprendieron durante el menú. Decimos esto, porque es relativamente sencillo tomarse estos platos en muchos buenos lugares y no deja de ser un riesgo acudir a platos tan clásicos y tan reglados como estos para sorprender. Cualquier plato pudo ser nuestro favorito, pero igual estos, donde las expectativas están tan altas, fueron los más arriesgados.

No nos gusta contar demasiados spoiler de las visitas pero sí diremos que por allí desfilan glaseados, marcados, crujientes, granizados, croché, mochi, sangría de frutas y hasta algún bocata de productos como Gamba Roja, Calamar de potera, ventresca quisquilla, cochinillo o pochas, todo de temporada y además servido con un maridado de vinos de quitar el “Sentío”. Por allí pasaron infinidad de denominaciones de Origen y estilos predominando muy mucho los cherrys de Xerez para apuntalar, bajo un servicio (y esto no es noticia) magistral.

Enhorabuena a todo el equipo, este menú “Festival” hace honor a su nombre, os deseamos muchos éxitos y mucho AOVE.

Reservas en info en: http://www.casantonio.es

Comentarios

comments