Jaén Distribución se profesionaliza en su segunda edición

Jaen Distribución Logo

Segunda edición de Jaén Distribución donde Supremo estuvo muy activo. Este feria, destinada a los profesionales de hostelería, restauración y minorista afrontaba su segundo aniversario con un objetivo claro: Profesionalizarse.

El pasado año la feria sufría a la hora de manejar al público, una marabunta de público mezclándose el cotizado profesional con mucho público genérico afín a estos eventos y que al final todo acaba por desmadrarse puesto que al cliente final se le trata de manera rápida mientras el tan difícil profesional pasa de largo por estar lleno, tarea difícil esta.

Parece que esta Jaén Distribución ha encontrado una fórmula que empieza a encajarnos a todos. Máximo control en la puerta, a veces par a los expositores era hasta cansino porque cada entrada y salida había que identificarse, un mal menor. La fórmula ha funcionado, la feria obtuvo ciertos picos de tránsito con un profesional más afinado y mejor tratado en los expositores, cierto es que sigue faltando promoción y un mayor compromiso por parte de todos para seguir haciendo grande los eventos en una provincia como Jaén.

Como actividad más destacada de esta Jaén Distribución se encontraba el “Primer concurso de pastelería artística”. Enmarcada en plena feria el concurso se desarrolló en la jornada del viernes y contó con cinco expertos en repostería que debían preparar. Un bombón de AOVE, un postre para un restaurante y una tarta. Elaboraciones que contaban con un tiempo de 8 horas para realizarlas, un despliegue humano y profesional titánico.

Cada pastelero solo tenía una obligación, hacer sus postres con uno de los AOVEs que participaban en la feria. A Supremo nos tocó (o nosotros a él) Andres Moreno Fernández de Málaga.

Jaén Distribución Postres Málaga

El malagueño preparó un bombón de AOVE Supremo Picual que os aseguro estaba para chuparse los dedos. De segundo preparo un Olivo (las hojas eran una algodón) con su tierra y sus aceitunas por el suelo, que no pudimos probar (solo el jurado) pero estéticamente fue asombroso. Y por último la tarta como obra de arte. Una tarta de color morada porque el aceite usado volvió a ser nuestro picual. Un trabajo minucioso y estudiado que le valió para ser el ganador y a nosotros, aunque aportamos poco, pues también.

Además de este concurso, Jaén Gastronómico contó con el reto de Mariscos Castellar que se llevó Carolina Tarazaga del Hotel la Perdiz de La Carolina. Y por supuesto contó con una organización impecable por parte de Jaén Gastronómico a la que solo le queda pulir pequeñas cosas para consolidar una cita necesaria en Jaén. Mención aparte para Comercial Jaén y su stand donde se ubicaba Supremo y donde pudimos conocer proyectos tan interesantes como La Pipirrana o los increíbles Quesos & Besos y es que para esto están las ferias.

Hasta el año que viene.

Comentarios

comments