15/10/2018 | 07:02:18 PM

Gachas a mi Aire by Carmen Gallego


Celebra el Día de todos los Santos al estilo de Jaén

 Gachas Emplatadas


Se acerca la festividad de "Todos los Santos", una fecha en la que recordamos a nuestros seres queridos que ya no se encuentran con nosotros. En ella la gastronomía también parece celebrarla de alguna manera y evoluciona para darnos una carta, especialmente de postres, aboslutamente imprescindible. Las Gachas son para muchos el plato dulce estrella de la temporada de otoño. Es un plato típico de la porvincia de Jaén que tiende a confundirse con las "Pollas con lehe" del Condado pero que tienen ciertas diferencias como el Salmorejo y la Porra. Como curiosidad os decimos que estas gachas son con leche pero antiguamente, cuando la leche era un bien escaso solían hacerse con agua, por eso en muchos lugares se habla en tono cómico de las gachas como "una comida de pobres". 

Esta es la receta de Carmen Gallego de las "Gachas a mi Aire", una de las recetas por antonomasia de nuestra querida Jaén. 

Proceso de Gachas complet0 

INGREDIENTES:

  • 1 litro de leche entera.
  • 5 rebanadas de pan blanco del día anterior.
  • 3 cucharadas soperas de harina Gallo.
  • 3 o 4 cucharadas soperas de azúcar, según nos gusten de dulces.
  • Una cucharadita de café de matalahúva.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Canela molida.
  • Mogollón de cariño.

 

ELABORACIÓN:

En primer lugar,  cortamos el pan en tiras, primero y después, en cuadritos para hacer los tostones. Disponemos en el fuego una sartén  pequeña con aceite y, cuando esté caliente, freímos el pan hasta que se pongan los trocitos dorados. Los dejamos escurrir en un plato con papel absorbente de cocina para que desprendan el aceite sobrante. Escurridos ya, los echamos en una fuente de cristal en la que vamos a presentar las gachas.

 

En segundo lugar, cogemos,  ahora,  una sartén  honda, de buen diámetro y antiadherente.  Colamos en ella un poco aceite Virgen Extra de freír los tostones y la ponemos en el  fuego. Cuando esté  caliente, mareamos la matalahúva y, a continuación,  la harina hasta que esté  tostada. Seguidamente, incorporamos la leche y el azúcar y comenzamos a mover con cuchara, sin prisa pero sin pausa. Cuando veamos que empiezan a formarse grumos, sustituimos la cuchara por el brazo de la túrmix y continuamos moviendo hasta que vaya quedando  una masa cremosa y con la consistencia  propia. En ese momento,  retiramos del fuego y tamizamos con un colador grande sobre los tostones.

Finalmente, dejamos que se enfríen, antes de espolvorear con canela molida para que, esta, no se humedezca. Quedan muy ricas y finísimas